Embarazadas y gatos… ¿Qué riesgos hay?

Embarazo… ¿adiós gatito, adiós?

enfermedades en el embarazo y gato

El miedo a contraer enfermedades felinas durante el embarazo de la mujer ha hecho aumentar la tasa de abandono en gatos

Cuando va a llegar un bebé a la familia, muchos dueños sufren una especie de ‘psicosis’ con sus mascotas. La alarma social que han generado enfermedades que se pueden transmitir de gatos a personas como la toxoplasmosis, ha hecho que muchas personas se deshagan de sus gatos por miedo a contagiar a la mujer que está encinta o al feto.

Antes de deshaceros del animal (práctica que, desde Wakublog consideramos reprobable y totalmente deleznable), os aconsejamos que os informéis bien ya que llevando a cabo una serie de pautas higiénicas, las embarazadas y los bebés no deben temer en absoluto al gato que tenemos en casa.

Las enfermedades que pueden transmitirse de gatos a personas se llaman Zoonosis. Probablemente, la que más asusta a ginecólogos y embarazadas es la toxoplasmosis.

  • La Toxoplasmosis.

Esta enfermedad está causada por un parásito llamado Toxoplasma gondii y la pueden padecer no sólo los gatos sino también los perros, los peces, las aves, los reptiles y las personas.

El contagio humano se da en los casos en los que se ingiere la carne de alguno de estos animales que haya sufrido la enfermedad o del propio parásito que se encuentre en el agua, el suelo…

En el caso de los gatos, eliminan este parásito a través de la evacuación de las heces. Es muy importante mantener una higiene adecuada a la hora de limpiar la bandeja que, deberá hacerse con guantes y utilizar agua caliente (a partir de 65º, el parásito queda inutilizado).

Es muy frecuente que, cuando una mujer se queda embarazada se deshaga del gatito de la casa debido al miedo de los posibles efectos de esta enfermedad (malformaciones en el feto).

Para evitar una medida tan drástica, únicamente basta con tomar las pautas necesarias para evitar un eventual contagio. A ser posible, la mujer embarazada no debe limpiar la bandeja de su mascota y, si lo hace, debe seguir las indicaciones con guantes protectores y agua caliente. También recomendamos que el gato no coma carne cruda o que cace puesto que así minimizamos el riesgo de que el animal pueda contraer la enfermedad.

Si el gato que tenéis en casa es de pelo largo, es aconsejable cortarle el pelo alrededor de la zona anal y evitar que las heces se le queden en el pelo.

  • La tiña.

Una de las enfermedades más antiguas y más arraigadas en la cultura y el refranero popular es la tiña. Esta zoonosis es una infección (o dermatofitosis) de origen humano y animal que puede afectar a las capas córneas de la piel, el pelo o las uñas debido a unos hongos. Se transmite por contacto con la persona o el animal que esté infectado siendo más común su contagio cuando estamos húmedos o mojados (sudoración), y sus molestos efectos se detectan a través de las pústulas o parches rojizos que aparecen en la piel y que son visibles a simple vista.

La tiña, normalmente, tiene fácil tratamiento con fungicidas y cremas antimicóticas.

Para evitar su aparición y proliferación, además del tratamiento médico y veterinario, debe aspirarse bien toda la casa para eliminar las esporas de los hongos y desinfectar las superficies en las que haya estado el animal, así como también cambiar las sábanas y la ropa de cama.

Si tienes más animales en casa, es conveniente que si uno de ellos presenta tiña, lo separes del resto hasta que esté curado para evitar el posible contagio entre ellos.

  • La enfermedad del arañazo del gato
antiparasitario para gato

10% de descuento en antiparasitarias para gatos que matan pulgas, garrapatas y piojos en wakuplanet.com

Otra de las zoonosis más conocidas está causada por la bacteria Bartonella –de ahí que también se le conozca como bartonelosis felina-.

Comúnmente pueden padecerla los gatitos menores de 1 año que viven en zonas húmedas y calurosas que suelen ser climas que favorecen la proliferación de pulgas y parásitos que pueden transmitirse a las personas a través de mordiscos o arañazos.

Este posible contagio, normalmente cursa fiebre e inflamación de los ganglios linfáticos tanto en personas como en mascotas.

Es por eso que, en estos casos, la manera más fácil de evitar la propagación de esta enfermedad es mantener a raya el control de pulgasdentro y fuera de nuestra vivienda con productos antiparasitarios.

 

En resumen:

El miedo a padecer una enfermedad de origen animal no debe secundarse si mantenemos una correcta higiene dentro de nuestro hogar. La mayoría de contagios suelen darse en entornos en los que se evidencia la falta de limpieza y el descuido de los animales.

Si estás embarazada, infórmate bien con un profesional médico ya que, si realizas una serie de pautas correctamente, tanto tu gatito como tú le daréis la bienvenida a vuestro bebé en un entorno limpio, seguro y feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

More in Consejos, Gatos, Wiki Gatos (39 of 55 articles)


¿Está tu gato convirtiendo tu sofá en confeti o la mejor de tus alfombras en su caja de arena? Junto con las alergias, los problemas de conducta de los gatos son probablemente algunas de las razones más comunes que fomentan el abandono felino. No hay por qué echar a ...